lunes, febrero 02, 2009

Vikingos, Algo Más Que Bárbaros Navegantes

(Esta pintura muestra a los guerreros vikingos aproximadamente en el año 1100)


Puede que la palabra “vikingo” proceda del término “vik”, que significa ensenada o fiordo, o también de “vicus”, (mercado), aunque tan solo debería aplicarse a las bandas de piratas que asolaron las costas europeas entre los siglos VIII y XI.

Numerosas crónicas de este periodo detallan la gran catástrofe y el enorme impacto que su irrupción hizo en Europa, sembrando el espanto y la muerte en aquellas poblaciones que arrasaban. Atacaron ciudades, iglesias y monasterios, dejando a su paso la desolación y llevándose consigo cuantas riquezas encontraban en su camino.


Los vikingos eran originarios de Escandinavia, unidad formada por Noruega, Suecia y Dinamarca, lugares con gran distanciamiento físico entre sí, y con un muy diferente entorno físico, pero que formaban una unidad coherente frente al resto de Europa, seguramente debido a que hablaban la misma lengua, tenían una misma cultura y unas mismas tradiciones.

Las duras condiciones del entorno y forma de vida, hicieron de ellos una raza fiera y belicosa, pero a pesar de eso eran solidarios entre ellos, leales y se unificaban con tesón ante elementos adversos.


El periodo vikingo comienza en el año 793, cuando una expedición vikinga asalta y saquea el monasterio de Lindisfarne, en Northumbria, al norte de Inglaterra, atacando reiteradamente dos años más tarde, Irlanda y Escocia.

De nada sirvieron las pretensiones del arzobispo Ebo de Reimns al trasladarse a Dinamarca con objeto de evangelizar a sus habitantes. Los vikingos continúan su andadura y arrasan Aquitania. Poco después alcanzan las costas de Galicia y llegan a París y a Sevilla, ciudad a la que saquean, pasando después a Bizancio, en el año 844.

En el año 980 llegaron a Groenlandia, y en el 1000 desembarcaron en Terranova.


Navegantes intrépidos, el elemento esencial para este pueblo era los barcos, que aunque de distintas maneras, eran todos muy similares entre sí, variando tan sólo las medidas. Los barcos de guerra se clasificaban según el número de remos, dependiendo el nombre que se daba a la nave del número de remos que llevaba.


Siendo realistas y analizando la Europa de aquél tiempo, se llega a la conclusión de que los viquingos no eran mejores ni peores que cualquier otro pueblo europeo, aunque eso sí, formaban un mundo aparte forjado por tradiciones y una forma de vida distinta.

Se dedicaban no solamente a la piratería, sino que tanto la pesca, la agricultura y la cría de ganado era la base principal de su economía. Igualmente el comercio tenía una gran importancia. Antes de comenzar el periodo vikingo existían ya en Escandinavia activos mercados en los que se comerciaba tanto con productos locales como mercancías exóticas de lejanas tierras, lo que apunta a largas tradiciones comerciales y a contactos internacionales más complejos de lo que en principio pueda imaginarse.


El fantástico desarrollo de la navegación en Escandinavia supuso también un crecimiento explosivo del comercio del norte de Europa, con el perfeccionamiento de variantes del clásico navío de guerra vikingo en modelos adaptados al transporte de pasajeros y mercancías, que posibilitaron la colonización de las islas Feroe, Islandia y Groenlandia.

(Representación Vikinga del siglo IX)

No llega a ser cierto que durante el periodo vikingo el estado de guerra entre éstos y occidente fuera permanente. Durante la época floreció el comercio internacional produciéndose frecuentes intercambios entre una y otra dirección. Mercaderes europeos visitaban Escandinavia llevando armas, joyas, tejidos y especias, trayéndose a cambio miel, pieles, cera y esclavos.

Esto hace llevar a la conclusión de que realmente los vikingos no eran tan violentos ni tan piratas, aunque obviamente sentían una gran inclinación al lujo y a las riquezas, por lo que para conseguirlas recurrían a la violencia, pero también es cierto que preferían negociar el pago de una compensación económica por su retirada en lugar de asaltar y saquear ciudades.


Se entiende que la a presencia de los vikingos fue determinante para la historia de los países con los que de una u otra forma entraron en contacto, actuando como nexo transmisor entre los distintos pueblos de Europa, tanto en la cultura como en las aperturas de nuevas rutas comerciales, y dando impulso a la navegación y a los descubrimientos geográficos.


En el año 1066, la muerte del noruego Harald Hardrade, en su intento por hacerse con el trono inglés, marca el fin de la era vikinga.


Fuente: La Historia de los vikingos en España – Eduardo Morales Moreno – Miraguano Edicciones.

2 Comments:

Minerva said...

Hola Babbilonia!

Llegué aqui a través del blog de Jimena de Nolasco, me llamó la atención tu nick ;).

Me gustó mucho este post dedicado a los vikingos, he notado un detalle curioso en la primera parte, en la cual se menciona que la palabra "vikingo" puede provenir del término "vicus", debo que aqui en el Perú hace muchos siglos existió una cultura prehispánica llamada Vicus :D, rara coincidencia entre dos sociedades tan distintas y lejanas.

Por ahora se despide de ti una nueva lectora ;)

Saludos!

Alyxandria Faderland said...

Los drakkars vikingos eran una embarcacion de avanzada para su epoca, considerando que pese a su aspecto algo escualido, servian tanto para remontar un rio como para el cruce transoceanico (mas lastrados solamente, en eso diferian para ambos casos).
No creo que hicieran mas barbaridades que otros en la epoca. Tu espacio es una mina de orgo para quienes gustamos de la historia, con temas tan variados, como para deleitarse un largo rato.

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin