viernes, junio 10, 2011

La Mujeres Barbudas,El Asombro DeLa Corte

Las Asombrosas Mujeres Barbudas

Atributo físico común a hombres y mujeres, el pelo ha constituido, sin embargo, uno de los signos externos de diferenciación de género a lo largo de los tiempos. Además, desde la más remota antigüedad, las diversas culturas han generado unos cánones específicos – femeninos y masculinos – para su mostración y arreglo, que han ido evolucionando al ritmo cambiante de las modas. Así, cuando por caprichos de la naturaleza se ha dado la existencia de seres humanos con atributos pilosos en sitios distintos a la que la “normalidad” física o las costumbres reconocían propias de uno u otro sexo, la perplejidad y el asombro morboso se han encargado no solo de utilizarlos, en excéntrica posición social.

Las mujeres barbudas estaban incluidas entre los prodigios exóticos tan preciados en las Cortes Europeas de los siglos XVI y XVII, merecedoras de figurar en los propios entornos palaciegos, así como ser representadas, para recuerdo de su bizarría, por los pinceles de afamados pintores.

Luego, llegado ya el científico siglo XIX, con las nuevas teorías raciales, fruto tanto de una difusión popular del darwinismo como del pujante imperialismo colonialista, analiza una variopinta panoplia de mujeres barbudas o perpilosas. Convertidas todas en atracciones circenses, fueron explotadas hasta la saciedad por sus descubridores y “protectores”, quienes, si unas veces subrayaban en los espectáculos su ambigua sexualidad, en otras recalcaban su presunto bestialismo, llegando a presentarlas, incluso como el eslabón perdido de la evolución humana.
("Las asombrosas mujeres barbudas" – Asunsión Domenech para La Aventura De La Historia)

Brígida del Río , La Barbuda De Peñaranda

("Brígida del Río, La Barbuda de Peñaranda" - 1590 - Juan Sánchez Cotán - Óleo sobre lienzo - Museo del Prado - Madrid

Brígida del Río, más conocida como “La Barbuda de Peñaranda”, visitó la corte de Felipe II en 1590. Fue muy conocida en su época. También peregrinó hasta la Valencia del patriarca Juan Rivera, donde era exhibida a cambio de dinero.
Durante su paso por Madrid, Juan Sánchez Cotán la retrató en una pintura, hoy en el Museo del Prado.

Brígida tenía 50 años, y muestra una barba poblada y considerable.

En los papeles de Palacio no se registra su nombre más que al citar su retrato en un Inventario de El Pardo,
de los años 1614 y 1617.

Magdalena Ventura - "La Barbuda de los Abruzos"

 ("Magdalena Ventura con su marido"-1631 - El Españoleto - Museo Hospital Talavera)

Magdalena Ventura, llamada “La Barbuda de los Abruzos”, procedía de la región de los Abruzos (Italia), era madre casada y de siete hijos y sufría hirsutismo. Comenzó a salirle pelo en la cara y en el pecho cuando había cumplido los treinta y siete años y fue retratada por José de Ribera en 1631 por encargo del duque de Alcalá.

Magdalena posó para El Españoleto en una sala de la residencia virreinal napolitana, aunque en la pintura de Rivera se ha prescindido de ese decorado y las figuras destacan sobre un fondo oscuro, junto a una larga inscripción latina grabada en dos grandes bloques de piedra que refiere las circunstancias del prodigio.

La buena señora Ventura había sido traída al palacio de Nápoles por orden del duque de Alcalá, quien no se recataba en enseñarla a los extranjeros y, a la postres, hizo que la retrataran. 

Para que no hubiera duda de su condición de mujer, José de Rivera representa a la abruzzesa junto a su marido, con el huso de hilar, signo por excelencia del trabajo femenino, puesto sobre los bloques donde figura la inscripción y, ademán amamantando a uno de sus hijos, lo que permite descubrir su enorme pecho, por otra parte, tan poblado de pelo como su cara.

Fuente de Datos:
*Los Olvidados de la Historia/Marginales – Ricardo García Cárcel – Círculo de Lectores
*Biblioteca Virtual Cervantes

16 Comments:

Mari-Pi-R said...

Lo sorprendente de la naturaleza.
Saludos Babbilonia

Alma said...

A mí Brígida se me parece un montón al Omero Antonutti de Lope de Aguirre, la expresión es mucho más bondadosa, desde luego, pero pasaría por él

:D

desdelaterraza-viajaralahistoria said...

Cuesta creer que semejantes barbas pertenecieran a mujeres, pues hasta las facciones parecen masculinas, pero no vamos a dudar del testimonio de Ribera, que supongo que para disipar cualquier duda retrato a la mujer barbuda enseñando un pecho con el que amamanta a un niño. Entre los enanos y las mujeres barbudas los pintores tenían modelos para entretenerse. Un saludo.

Lorenzo "el Retronauta" said...

Interesante, entre enanos, deformes y demas desgraciados, la corte se entretenia...
Saludos.

Babbilonia said...

Mari-Pi-R, seguramente hoy no nos sorprenderíamos tanto...

Un abrazo

Babbilonia said...

Alma, pues es verdad, se parece un montón.

Saludos

Babbilonia said...

Desde la Terraza, verdaderamente si no fuera por el lienzo costaría identificar esa imagen con una mujer.
Seguramente hoy las cosas serían distintas.

Saludos

Babbilonia said...

Lorenzo, Eran puro entretenimiento para la corte, aunque en la mayoría de los casos eran bien tratados.

Saludos

Francisco Doña said...

Una vez más reciba mi sincera felicitación, Babbilonia, por tratar con tanto acierto un tema como éste, tan interesante para un médico aficionado al arte como yo.
El hirsutismo es un trastorno endocrinológico, que puede tener diferentes causas; pero, afortunadamente, hoy en día, con tratamiento eficaz.
Gracias, y un cordial saludo.

CarmenBéjar said...

Quizás la explicación estuviera en esa famosa enffermedad que hace crecer el pelo en todas las partes del cuerpo posibles y que dio lugar al mito del Hombre- Lobo. En todo caso las mujeres barbudas no se libraron del gusto por lo exótico y lo extraño que existían en el Siglo de Oro. Por cierto, se dice que la Barbauda de Peñaranda procedía de la localidad salmantina de Peñaranda de Bracamonte.

Besos

Babbilonia said...

Francisco Doña, en primer lugar, gracias por tu visita y por tu comentario. Como bien dices, afortunadamente la medicina cuenta hoy con eficaces tratamientos para combatir muchas de las enfermedades o alteraciones que antes eran intratables. Hoy los "monstruos" que pudieran existir están creados por la mano del hombre.

Saludos.

Babbilonia said...

Carmen Béjar, pues sí, seguramente y como bien dice Francisco Doña, se debía a la enfermedad del hirsutismo. Hoy se trata como lo que es, una enfermedad; antes se trataba como algo monstruoso y maldito.

Un abrazo

mariac said...

Màs que mujeres parecen hombres y no solo por la barba, me ha hecho gracia el cuadro donde la madre amamanta al niño, el pecho no és muy natural que digamos.
Un saludo

Babbilonia said...

Mariac, llevas razón, El Españoleto no estuvo muy acertado al plamar en el lienzo el seno de La Mujer Barbuda.

Saludos

Cristina H said...

Hey!

¡te sigo! ;D

Un saludo

Babbilonia said...

Gracias Cristina H.

Un saludo

Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin